martes, 1 de julio de 2014

Saxo.

Todo comienza en los labios del artista
Cuando rodea con su boca esa boquilla
Esa que podría ser la mía
Y empieza a hacer el amor con su instrumento
A hacer el amor con mis oídos
A producir el sonido más hermoso
Romántico
Apasionado 
Altamente erótico
La tonalidad recorre mi columna vertebral
Con cada nota es un terremoto
Sacudiendo mis emociones más salvajes
Despertando todos mis deseos
El movimiento de sus dedos se sienten
en cada parte de mi cuerpo
Y yo solo estoy parado, viendo
Escuchando
Dejando que aquél artista me lleve a una aventura
Inesperada
Maravillosa 
Él con sus ojos cerrados fundiéndose en metal
Yo entrando en un estado de éxtasis
Natural y poderoso
Su respiración convierte el sonido en belleza
El rey del viento
Y mis palabras se quedan mudas
No hay adjetivos suficientes
No es simple música
No puede serlo
Es algo mucho más
Quizás es vida
Quizás es muerte
Quizás es cielo 
O tal vez un ardiente infierno
Yo cierro los ojos como tú, saxofonista
Y siento algo
Profundo
Intenso
Carnal.


sábado, 1 de febrero de 2014

Delito.

Te convertiste en una evidencia viviente del delito que cometiste fuera y dentro de mi cuerpo. Las pruebas se basan en el reconocimiento de tus dientes en las marcas de mi espalda, en los restos de saliva en mi cuello y en los cabellos que dejaste entre mis dedos. Eres culpable pero yo soy el sentenciado a la pena de muerte.



viernes, 31 de enero de 2014

Durmiendo con el Diablo.

Soy tuyo para complacerte, para hacer lo que quieras. Soy tu esclavo, eres mi amado oscuro.  A veces lo desconocido se convierte en el narcótico más fuerte, eres un monstruo, mío. Me has convertido en lo que soy, te convertí en lo que ahora eres. 

Me siento hipnotizado, todo lo que sale de tu boca es éxtasis para mi cuerpo. No sé si estamos destinados a estar juntos pero ahora no quiero soltar tu piel, no voy a despegar mis labios de tu espalda.

Apareciste de la nada y curaste mi corazón roto y lo sanaste poco a poco entre las sábanas de tu cama. A penas cerré la puerta dejé de ser yo para ser completamente tuyo, mi alma salió de mi cuerpo y se quedó entre tus manos, entre tus dedos. 

Yo era joven, ingenuo e inocente; tú tan experimentado, encantador y perverso que no sabe otra cosa más que tocarme y quitarme la vida a cuenta gotas. Yo no sé más que amarte.

No somos perfectos.
Pero somos.

Creo que es invierno pero lo menos que puedo sentir es el frío, desde que nos conocimos nunca más supe lo que era el hielo, me acostumbré al dolor intenso de la carne hirviendo. 

Me entregué a mi príncipe de las tinieblas, renací, comenzaste a moldearme cual discípulo a tu gusto, a la forma rústica de tus manos. Sentí la complicidad de los Dioses en los que crees cuando me penetraste el cuerpo, cuando te insertaste en mi ser. Fui liberado.

Estás sediento de sangre, de mi sangre, de mi sangre interior. Estoy listo para pasar al siguiente nivel.

La dominación y el poder se convirtieron en mi credo de cada día, sirviéndote como un cordero inmortal. No soy yo si no me siento controlado por tus misteriosos poderes. A veces me extraño pero luego me tocas y el dolor placentero me recuerda que tengo que olvidarme de mí. Mi cuerpo es tu instrumento de dominación. 

Tus ojos, tu boca, tu daga penetrante me dice todo lo que existe entre nosotros, no sé si es amor, no sé si es pasión, no sé si es oscuridad. Pero existe algo y ambos lo sabemos.

Inyectas oscuridad en mi ser con pequeños chorros calientes, el príncipes de las tinieblas me espera cada día frente a las puertas del infierno. 

Hoy soy un ángel al que le arrancaron las alas y no lo dejaron volar nunca más, manchaste mi piel de colores que no se pueden describir, de olores que no se pueden expresar, de sensaciones pecadoras que me hacen morir y arder en el infierno de tu pecho.

Estoy durmiendo con el Diablo y estoy completamente enamorado. 




martes, 15 de octubre de 2013

High.

Taquicardia
Temblor en el cuerpo,
Que empieza desde el suelo
Los pies, las rodillas, piernas, nalgas, columna...
La corriente eléctrica del estallido interno
Manos sudorosas
Un chillido hermoso y ensordecedor
Lentos movimientos, realmente lentos
No hay gravedad
Ojos brillantes cual estrella cubierta,
De sangre
Súper poderes, paredes transparentes
Nervios, paranoia
Ojeras frías, orejas calientes
Calor, escalofríos
Sube y baja sin parar
Yo ya quiero parar
Yo no quiero parar nunca.
Disimula.
Hambre.


jueves, 12 de septiembre de 2013

Vendado.

No veo, absolutamente nada, pero te siento muy cerca de mí pues tu respiración eriza cada uno de mis vellos y me hace sentir una extrañeza divina en el cuerpo. No te bastó cerrar las ventanas, apagar la luz y desnudarme, no, también decidiste vendar mis ojos. Ahora soy un muñeco, uno que se deja manejar y cumple todos los deseos que su amo le pide, le indica, lo fuerza. ¿Podemos empezar de una vez? No aguanto más espera.

Consigo tu cuerpo delante del mío, tembloroso pero la firmeza de tu piel es impecable. Lo primero que toco son tus hombros y ya conozco ese camino de memoria así que tu boca se sintió en la mía en pocos segundos.

Te sentí raro, pero no raro del malo, sino, autoritario y rústico. Pues fuertes mordidas que me hacían gritar dejabas en mi cuello, en mi espalda, en mis caderas, en mis nalgas. La fuerza de tus manos hicieron que cayera de rodillas y mi boca ya sabía lo que tenía que hacer. No paraste en ningún momento llevando un ritmo rápido y violento. Yo resisto. Hasta sentir el empujón que me dejó tirado en el suelo, desorientado.


¿Dónde estás? ¿Por qué no te escucho si quiera? ¿Te fuiste? Espero ansioso, pensé que estabas planeando algo más sucio pero, fue la última vez que supe de ti. Y dormí llorando, con los ojos vendados. 



lunes, 9 de septiembre de 2013

Vicioso Culpable.

Me gusta estar rodeado de ellos
Los deseo porque son tan exquisitos
Los puedes sentir en cada parte del cuerpo
Tan deliciosos
Tan placenteros.
Los hay de todos los colores
Pero los negros son mis favoritos.
Los hay de todos los tamaños
Pero siempre voy a preferir los grandes.
Me gustan los largos y los gruesos
Pues, son lo que más me llenan
Porque más tienen.
Adoro sus olores, sus sabores, sus texturas.
Podría con dos, tres, cuatro y hasta cinco
Al mismo tiempo.
Libros.


sábado, 7 de septiembre de 2013

Un amor inexistente.

Me tomas la mano y me obligas a no soltarte nunca, no mientras dormimos, porque en el fondo sé que necesitas de mí tanto como necesito de ti. A los ojos de todos somos lo que realmente somos, pero, cuando las paredes de mi habitación nos invaden, somos lo que nos provoca. Toco tu cuerpo como siempre lo quise tocar, como nunca me dejaste hacerlo. Tú, te prendes; yo, necesito ser apagado. Y me buscas justo como en algún momento yo te busqué. Y somos perfectos pero la verdad es que no nos gusta la perfección. La fantasía del momento nos arrastra y sucumbimos en la tentación que no pasa de eso, de deseo. Y despertamos, y volvemos a ser los mismos, pero siempre, algo cambia.